Menu
RSS

max barbosaMax Barbosa (Palma Soriano, Santiago de Cuba)

Licenciado en Letras por la Universidad de Oriente. Integró los elencos de las agrupaciones Teatro Juvenil de La Habana y las Brigadas Artísticas Francisco Covarrubias. Laboró durante diez años en TeleRebelde - hoy TeleTurquino-, Santiago de Cuba, como actor, escritor y conductor del programa La Trova Santiaguera. Incursionó en la actuación radial en la emisora provincial CMKC. Reside en Miami. Aquí ha escrito para varias publicaciones locales, entre estas, La Voz Católica, El Nuevo Herald, Éxito así como en mundolatino.com (New York) y cubaencuentro.com (Madrid).Dos de sus entrevistas fueron escogidas por la editorial Aduana Vieja para su antologia La crónica más larga. Periodismo cubano en el exilio ( Madrid,2016).  Es periodista de www.teatroenmiami.com desde el pasado siglo.

XXXII IHTF Play 2.Todo.lo.que.está.a.mi.lado.Photo by Conrado Krivochein.ArgentinaPor Max Barbosa – www.TeatroenMiami.com

Todo lo que está a mi lado pudiera ser la presentación más novedosa y polémica del festival. Novedosa por su realización práctica; polémica debido al concepto teatral del autor y director,  el argentino Fernando Rubio. Siete camas situadas en el vestíbulo del Miami-Dade County Auditorium. Siete actrices esperan a los espectadores que deseen relacionarse con ellas. Son: Mariel Corona, Yani Martín, Luly Ossa, Martha Picanes, Verónica Luisa Sánchez, Anna Silvetti y  Gretell Trujillo.

Sin más dilación, Fernando Rubio.

Creas el Laboratorio Multidisciplinario Intimoteatroitinerante, ¿de qué se trata?

Lo creo en el año 2001 después de la crisis económica argentina. Es el inicio más formal de las investigaciones que continúo hasta hoy con respecto al espacio, al movimiento de las obras por fuera de las salas, interactuando con los espectadores, los ciudadanos, encontrando otro tipo de relación con la teatralidad que está más cercana al pensamiento de las artes visuales que lo escenográfico.

¿Cuál es tu concepto del teatro como arte?

Naturalmente es arte. La posibilidad de que sea otra cosa no lo concibo dentro del pensamiento de mi obra. También entiendo que la forma del teatro como espectáculo es la forma dominante, que ha crecido de una forma peligrosa durante el siglo XX, proyectos que buscan entretener más que construir una obra pensante, compleja, crítica con la época, con la sociedad. Creo que hay una relación natural de vincular al teatro con el arte pero esta palabra provoca otros usos como el teatro comercial.

Los lugares donde presentas tus propuestas varían, entre muchos: en Cuba una plaza, un lago en Holanda donde los espectadores iban en botes hacia las camas y en el vestíbulo del Mimai-Dade County Auditorium ahora. ¿Cómo seleccionas los espacios?

El pensamiento de la obra es que esta contiene su propio espacio, pero al intervenir otro existe un diálogo que no es aleatorio. Al hacer la obra en Miami, en verano, comienzan a salir condicionantes climatológicos, de cómo funciona la sociedad en ese momento, etc. Pero hay un montón  de relaciones que son las que me interesan investigar y, por supuesto, llevar la obra a un espacio donde tenga una connotación. Puede ser un espacio natural, de arte., donde existan condiciones sociopolíticas que hace interesante intervenir en esos lugares o porque es un espacio histórico, adquiriendo la obra nueva significación. Siempre aparece un pensamiento que está ligado a una investigación permanente de cómo el objeto puede transformar el contexto y cómo este incide en una nueva mirada sobre la posibilidad de la obra. Los sonidos son parte integral de la obra también.

Admiras a David Mamet por la importancia que adjudica a la palabra en el trabajo actoral. ¿tu montaje no contradice esa admiración?

Por supuesto que lo admiro. Su obra Verdadero y falso fue determinante para mí. No, para nada, en mis obras siempre hay textos y la palabra tiene un lugar central. Uno de mis ejercicios permanentes es la escritura, lo que sucede que esa escritura adquiere otro tipo de vínculo entre el actor y los espectadores. Mis obras no son solamente visuales. Para mí la palabra es un motor, un eje, es la razón por la cual  es importante sumar otro tipo de espacialidad a la presencia. Aquellos que podemos nombrar determina. Siempre estoy a la búsqueda de encontrar interrogantes en mis obras, formas de pensamientos que están ligadas a pensar juntos.

Las actrices y el texto...

Todas tienen el mismo texto. El espectador está en silencio; recibe instrucciones de no hablar. No es un diálogo. Es un encuentro entre las presencias. El texto está escrito en segunda persona, ofreciendo un reflejo permanente. Es una voz que se replica en muchos cuerpos. Como planteaba Borges en Historia de la eternidad, la humanidad es un sujeto, todas las historias se resumen en una sola historia. A partir de esa idea retomo el pensamiento borgiano, la voz como una resonancia a través de los cuerpos, no sólo en el sentido del yo, del nosotros.

¿Por qué sólo actrices?

 Cuando terminé de escribir la obra supe que era la voz de una mujer. Es una obra femenina de principio a fin.

Defínenos tu estética...

En mis obras hay multiplicidad de punto de vistas: aquel que observa la distancia, aquel que camina hacia la cama, aquel que pasó por ahí y ve esa alteración de lo cotidiano al sacar al objeto de su contexto habitual. Me importa y trabajo para todos esos públicos. Obviamente hay una teatralidad que se completa con el que llega a la cama en el caso de Todo lo que está a mi lado. Pero hay un espectador que es estimulante para mi, el distante, el que sólo observa porque completa alguna de sus ideas con la imaginación, con lo que sospecha. Porque pienso la obra, también, como arte visual.

Hay un objetivo muy claro en Todo lo que está a mi lado: generar encuentros potentes, inolvidables durante poco tiempo, teniendo conciencia de que lo que nos une, por ejemplo, con un desconocido puede tener espacios de libertad temporal, libertad de presencia. La sociedad acostumbra a dominar lo que quiere. La idea que esto la persona no lo verá nunca más me resulta atractivo. Es otra forma de relacionarnos sabiendo que el tiempo está determinado. Pero hay un objetivo muy evidente, generar acontecimiento a través de las obras, intentar movilizar la cabeza, el corazón de la gente. Pensar que las obras que poseen una estructura, que desarrollan un  pensamiento sociopolítico no son, necesariamente, aquellas que generan discursos y panfletos, sino las que proponen nuevas formas de vivir, nuevas formas de encontrarnos, de pensarnos.

Todo lo que está a mi lado. Viernes 7 y sábado 8 de julio, 6:00 pm. Domingo 9, 3:00 pm. Entrada libre. Reservaciones: 786-516-3111. Miami-Dade County Auditorium, 2901 W. Flager St, Miami.

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos