Menu
RSS

Habey Hechavarria PradoHabey Hechavarría (La Habana, 1969).

Teatrólogo, profesor, padre de familia, humanista. Licenciado en Artes Escénicas, por Instituto Superior de Arte (Cuba). Master en Ciencia, por Nova Southeastern University (USA).

El divertimento como arte o Una (guajira) petición de mano

si me la pides te la doyHabey Hechavarría – www.TeatroenMiami.com

Una ocasión divertida y lúcida llegó bajo el insinuante título Si me la pides, te la doy, una comedia escrita a partir de Petición de mano, de Antón Chejov, con el estilo y la firma del dramaturgo cubano Maykel Chávez, y bajo la batuta del destacado director teatral A. B. Quintero, también residente en Cuba. La temporada tuvo lugar durante el pasado mes de marzo en la acogedora sala Goodlet, de la Ciudad de Hialeah, emporio cubano-americano por excelencia, municipio estadounidense donde más español se habla, y, por ende, habitat idóneo para una obra que celebra la cultura guajira con un aire mixto de vernáculo campesino e idilio pastoral, en irónico contraste con el original ruso.  

Curiosa apropiación, si se toma en cuenta que la obra chejoviana anterior, exhibida en Miami-Dade, fue El tío Vania, durante el año 2016, en versión y dirección de Nilo Cruz quien eliminó el ritmo metafísico y la densidad gélida de este clásico moderno para, con pocas variaciones, acometerlo con los cálidos fulgores de la identidad hispana. En el espectáculo de Quintero, a la inversa, esta operación artística consistió en una apropiación desde la reescritura de Chávez, en clave caribeña, de aquella anécdota septentrional y rural que relata con mucha gracia y picardía el desencuentro de dos pretendientes alrededor del inicio de un noviazgo posible (y casi imposible) debido al conflicto absurdo entre la atracción amorosa y la miseria moral.

Read more: El divertimento como arte o Una (guajira) petición de mano

La creación de la creación.

la creacion de la creacionPor una sociología de los movimientos teatrales.

Habey Hechavarría - www.TeatroenMiami.com 

I. El Principio de la Necesidad

Estas palabras quisieran definir, en síntesis, el camino hacia la fundación de un movimiento teatral. O, al menos, en abstracto, aportar algunos elementos que puedan darle lucidez y solidez a un proceso beneficioso a largo de la sociedad y su cultura. Al respecto, el artículo tendrá en cuenta tres aspectos con igual importancia: la fundamentación gnoseológica o las reflexiones básicas que deben acompañar y cuidar de la buena salud del proceso, la ideación sobre el tipo de estructura institucional que se necesita o pretende, y, a la luz de las circunstancias socioeconómicas, las normas, los pactos y los objetivos específicos que darían cuerpo a ese movimiento.

Valga aclarar que, fuera de las instituciones gubernamentales o empresariales, un movimiento parte de necesidades y acuerdos mínimos que el propio desarrollo -si lo hubiera- va ampliando, perfilando y profundizando. Sin embargo, ser espontáneo no quiere decir ser caótico ni improvisado porque deben regirse más por un principio orgánico de necesidad compartida (bien común, si se quiere) que, por una lógica individual volitiva, caprichosa.

Read more: La creación de la creación.

Apuntes sobre los “10 Millones” de Argos Teatro

10 millonesHabey Hechavarría – www.TeatroenMiami.com

I

Como una metáfora del delirio y el fracaso colectivos, como una revisión personalísima del mito y la verdad del proceso histórico más importante del siglo XX en Cuba, y como algo más que una obra emocionalmente devastadora dentro del contexto socio-cultural de la Isla, la compañía Argos Teatro presentó en Miami su espectáculo 10 Millones. Construida en el ala izquierda de la Nación, la obra acaba de presentarse en los predios del ala derecha del mismo edificio nacional. Después de apreciar el montaje y la reacción del público en una de las tres funciones de la sala Black Box del Miami-Dade County Auditorium, brota la primera conclusión artística: una obra de factura tan intelectual puede tener un impacto visceral, respuestas irracionales (a favor y en contra), casi instintivas, en el auditorio.

Incluso, varias semanas después de la función son insuficientes para tener una distancia crítica apropiada frente a un discurso complejo artísticamente y cuya vocación política tomó un rumbo sui generis a-ideológico, o des-ideológico, o post-ideológico (ahora no sabría precisar), algo casi inadmisible en los ultraideologizados contextos nacionales, dentro y fuera del país. La contradicción anterior alrededor de 10 Millones (como La cuarta pared, de Víctor Varela, a finales de los 80) demuestra que ha ocurrido un punto de inflexión lo suficientemente profundo a ambos lados del Estrecho de la Florida para que las autoridades cubanas paguen por esta producción que les cuestiona en lo esencial profundo, y, con la ayuda de las autoridades estadounidenses a través de las agencias  Copperbridge Foundation y FUNDarte, llegue a la capital del Exilio Cubano un discurso que habla de sus dolores pero que no complace sus anhelos. Asimismo, la autenticidad humana de la puesta en escena, supongo, ha cosechado los aplausos y la admiración entre enemigos históricos a quienes un extraño hado transnacional tiende a convertir en aliados circunstanciales, quizá para la supervivencia de una identidad.

Read more: Apuntes sobre los “10 Millones” de Argos Teatro

Gas y sangre en los poros

gas en los poros juliodelanuez 4Habey Hechavarría – www.TeatroenMiami.com

Gas en los poros, la más reciente entrega de Artefactus Teatro, realiza un triple homenaje, muy de celebrar. Primero distingue al autor del texto, Matías Montes Huidobro, a quien podríamos considerar el dramaturgo cubano actual más importante por la extensión y solidez creativa e intelectual de su obra. Luego, devuelve a la vida escénica un texto con más de cinco décadas de existencia, drama sereno y vigoroso cuya actualidad resulta, cuando menos, inquietante. En tercer lugar, enaltece una literatura dramática que la posmodernidad ha intentado, sin éxito, enterrar. Me refiero a esa escritura de calidad literaria y dramatúrgica que mira a la representación sin querer confundirse con ella. Es decir, no se pretende mero pre-texto para el espectáculo, sino texto vivo, composición digna, disciplinada, y, si se quiere, piece bien fait u obra bien hecha, en este caso, desde aquella transvanguardia teatral que a mediados del siglo pasado se inauguró con la literatura existencialista posterior a los horrores de la II Guerra Mundial.

Read more: Gas y sangre en los poros

Crónica del XXXI Festival de Teatro Hispano (III y Final)

Habey Hechavarría - www.TeatroenMiami.com  

Algunas problemáticas universales y urgentes en las sociedades iberoamericanas, debido al impacto en el ámbito del sur del Estado de Florida, demuestran que ciertas contingencias del mundo hispano e hispánico no son extrañas en el territorio estadounidense como gran espacio intercultural. Y a la inversa, la galería teatral que ha mostrado el Festival reafirma que el proceso de hispanización de los Estados Unidos, aún entre la aceptación y el rechazo, tiene doble vía. Cuando la mirada de América impacta en las propuestas latinas, a través del ambiente sociocultural de la ciudad, la organización del evento y el contacto con el público y la gente, la propia dinámica del hecho teatral, también influyen sobre las obras y sus creadores. Así el teatro recupera todo su sentido y trascendencia. Y así también entiendo la aclamación con que fueran recibidos los dos últimos espectáculos de esta XXXI edición.

09El puerto de los cristales rotos

            Único estreno mundial en el evento, El puerto de los cristales rotos procede de la autoría dramatúrgica y la dirección de Mario Ernesto Sánchez, también director general de la compañía Teatro Avante bajo cuya égida aparece la obra, y director-fundador del Festival. A diferencia de la mayoría de los espectáculos en cartelera, Sánchez apostó por una representación de gran formato visual que ocupa todo el escenario. Allí destacó la concepción escénica integral en los diseños de Jorge Noa y Pedro Balmaseda, quienes, en cuanto al vestuario, la utilería, así como la visualidad y utilidad escenográfica, propusieron otro empeño artístico para recordar. En este caso, lograron la sugerencia del barco trasatlántico que centra la historia en acción, tiempo y espacio. Tal enormidad escenográfica, unida a la banda sonora con música original de Mike Porcel, los recursos cinematográficos y a la imponente referencia histórica del asunto, amasaron un discurso atípico en nuestro contexto donde predomina el teatro de pequeño formato. Dicha impronta épica, apropiada para el asunto dramático, derivó, en manos del director, hacia una teatralidad de lo épico. O mejor, produjo el ensamble épico de una teatralidad de evocación realista, no brechtiana.

Read more: Crónica del XXXI Festival de Teatro Hispano (III y Final)

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos